Se fabricaron con metales que con el tiempo

En el aposento de cualquier chica casi siempre se puede encontrar un cofrecillo donde hay alhajas y además piezas de bisutería antiguas que hoy en día en ningún momento se ponen porque están deterioradas o por olvido.

Muchas de estas alhajas asi como brazaletes y gargantillas pueden ser útiles si se arreglan sin prisas con objeto de que resplandezcan como hace años.

Muchas de estas piezas eran plateadas o doradas dado que se fabricaron con metales que con el tiempo o incluso la brisa se han oxidado. Lo que un comienzo se debe hacer es informarnos de el tipo de metal y ademas la tonalidad que tienen a día de hoy.

La gran mayoría de las sortijas están recubiertas de oro y sin duda con el tiempo se oxidan y es imposible recobrar ese color dado que tendrían que volver a bañarlas en ese metal tan preciado y será mucho más económico hacernos de una alhaja nueva, mientras que sea de un metal poco costoso porque al ser de plata buena el coste es mayor.

Gemelos personalizados

Gemelos personalizados

La plata de ley se deteriora antes que otros minerales y también cuesta más limpiarla. En el caso de que necesite limpiar unos aretes debe hacerse de una gamuza higiénica y posteriormente friccionar con intensidad intentando que lo oscurecido se elimine, sin embargo si el color oscuro persiste disponemos de métodos más eficaces como por ejemplo la pasta de dientes, el zumo de limón o el bicarbonato. Evite compuestos químicos que podrán chamuscar la plata cotizada e incluso se arriesga a lastimarse las manos o los ojos si le cae ese producto.

Si en su caja abundan las sortijas y los pendientes de plata de ley y tiene afán por que no se le deterioren tendrá que adecentar estas piezas de joyería utilizando compuestos adecuados.

Algunas veces dentro de esos guardajoyas existen piezas de gemelos grabados que están rotas y por supuesto hay que llevarlas a una joyería con la intención de que puedan repararlas, sin embargo la mayoría de las veces es mucho más caro que adecentarlas con ciertos métodos que se encuentran on line.

Hay féminas que no poseen un cofrecillo para mantener sus alhajas de modo que las dejan dentro de cajoncillos, y de este modo suelen perderse pulseras por no estar bien colocadas.

Las damas suelen acumular bastantes collares y lo más acertado sería ir a comprar gemelos y un cofrecillo grande que contenga muchos apartados con la intención de organizar correctamente cada gargantilla. Los joyeros se venden en supermercados y también en joyerías en donde podrá adquirir el que le guste más y obviamente pueda meterse en el espacio del que disponga en el domicilio. No se olvide de meterlo donde no sea sencillo encontrarlo por si pretendiesen robarle.

Las gargantillas muy valiosas suelen verse en cajitas con el objetivo de protegerlas de daños o roces, en la mayor parte de las viviendas se pueden encontrar gargantillas valiosas. Si se va de vacaciones y no dispone de medidas de seguridad en su domicilio, llévese las alhajas del hogar, ya que podrían quitárselas los maleantes dado que no pesan mucho además de que si resultan ser de oro van a poder acuñar el metal y venderlo a joyeros sin escrúpulos que seguidamente lo emplean de cara a hacer alhajas nuevas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies